El masaje balinés proviene de la exótica isla de Bali, una de las 17.508 que componen el archipiélago Indonesio. Durante miles de años esta isla fue punto de parada de los barcos que se desplazaban desde India, China y Tailandia, por lo que el masaje balinés bebe de diversas fuentes y tradiciones desde la medicina hindú y los textos y conocimientos de la Medicina Tradicional China.

El masaje Balinés tradicional combina por tanto numerosas y variadas técnicas desde estiramientos, diferentes tipos de acupresión, amasamientos, usando no sólo las manos sino también rodillas o pies.

La aplicación del Masaje Balinés logra importantes efectos relajantes, terapéuticos y sanadores siendo especialmente destacados sus efectos positivos en el tratamiento de migrañas, dolores musculares y articulares, trastornos de sueño, estrés, estados de ansiedad y depresión, alergias y dificultades respiratorias tales como el asma.

El masaje balinés se suele realizar en camilla aunque también en tatami o futón, utilizando los antebrazos, utilizando una presión media y aceite tibio, junto a maniobras sin uso de aceite.

Se realiza en todo el cuerpo y trata de alcanzar los tejidos más profundos mediante la aplicación de una presión media/alta.

Al comienzo del masaje balinés, se realiza un tradicional baño de pies, con la masajista arrodillada delante del receptor, pues es todo un ritual.

El masaje balinés trata problemas como el insomnio, reactiva la circulación sanguínea, rejuvenece y estimula la piel, mejora migrañas y dolores de cabeza, músculos tonificados. También adelgaza y elimina la celulitis.

Masaje oriental balinés

Bali es la única que aún conserva intactas las raíces y tradiciones budistas e hindúes, donde sus gentes aún están muy arraigadas a sus tradiciones de manera muy íntima y especial. En esta isla es donde diferentes pueblos y culturas han ido dejando sus legados de medicina tradicional en técnicas balineses en masajes tradicionales a lo largo de la historia, principalmente conocimientos sobre fitoterapia, anatomía y técnicas manuales tradicionales para cuidar su cuerpo y mente.

Masaje drenaje linfático

Los beneficios del masaje balinés entre ellos trata trastornos del sueño, el estrés, ansiedad o depresión, el asma, favorece el ritmo cardíaco, abre los canales energéticos, favorece el drenaje linfático, mejora la circulación sanguínea, mejora la movilidad, mejora la concentración y la memoria, tonifica músculos, mejora los problemas respiratorias y alérgicos.

Las maniobras de los masajes balinés son:

  • Roces superficiales
  • Presiones palmares
  • Presiones nudillares
  • Presiones digitales
  • Frotaciones
  • Percusiones
  • Estiramientos musculares
  • Amasamientos
  • Fricciones
  • Pinzados
  • Reflexología en los pies, las manos y las orejas
  • Deslizamientos
  • Percusiones y golpeteos
  • Torsiones